La Sangre y tu voz © Deux Courbeaux y ɱağa



El infinito desnuda tu calma de fósforo encendido
y destila
en el silencio de tus venas
extrañas caricias de hiedra
que se rompen contra las aristas de cristal de tu piel.

Y tu voz,
tibia como gotas de mi sangre
batiendo contra el mar febril
de tus entrañas.
Y mi voz.…
afilada como un arrecife de Luz
en un mar de nácar.

Renaceré en cada uno de tus golpes.
En cada cicatriz de mi Alma
se esconde mi verdadero nombre,
el que me dio tu Viento.

Solo una palabra cubierta de estrellas.


Coautoría:
© Deux Courbeaux y ɱağa



2 comentarios:

  1. El hechizo de una voz desentumece el borboteo de la sangre, la vuelve líquida y fluida para ser latido acompasado y loco.
    Mis felicitaciones por tan bella obra.

    Chapeau!!

    Mil besitos para cada uno.

    ResponderEliminar