ANGELUS. ©Laura Amankay


Ante las cenizas de pecado y muerte
sus almas se aman en continuidad
y de sus alaridos musitados
elevan una oración al cielo...
sobredosis en la decadencia de su amor,
rinden culto a sus demonios encarnados,
claman un angelus
en honor de su prohibición.
Angeles perennes enclaustrados
en su osada locura inocente y criminal,
una puerta abren y dejan
al descubierto lo que son...
de sus besos nacen las notas,
de sus caricias nacen los versos,
de sus gemidos nace la hermosa melodía;
y va tras él en otro intento fallido
y se revelan pugnando entre si.
Amores que se alaban entre sus brazos,
pecan sabiéndose prohibidos,
erigen de su decadencia una sinfonía,
sinfonía de muerte y rosas blancas....


Autora: Laura Amankay





4 comentarios:

  1. Me gusta Laura, es como una oda al amor eterno... Ese que no muere en la carne... ni en los huesos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ángelus, desde el nombre me encanta, oscura y sensual prosa que alaba al amor más que eterno. Besos.

    ResponderEliminar
  3. La manera que descuenta del tiempo, el momento. Momento de lectura y lectura, llevada por reflexión que termina e. Una sonrisa. Siempre sorprendente en la palabra!. #oscura y menguante.

    ResponderEliminar