..EL POÉTICO IDILIO CON NUESTRA OBSCURIDAD (LA QUINTA CONJURADA).


Esta cortapisa crepuscular entró como averno . Azazel ...
lo sentía en el corvo hueco de los huesos
lo escuchaba como susurro por sombras y huecos,
lo gritaba su sangre latiendo entretiempos.
Sí , ésta , es la noche , buscó en los confines del viejo y nuevo mundo , a los más poderosos brujos ,
alquimistas de la voz hechizante , hechiceros de la voz y la letra sangrante ,
capaces de destrozar almas , reinos , sujetos a la lengua arcana , cada sílaba , cada énfasis o acento ,
 los antiguos , los eternos.

El lugar del concilio se hallaba en un viejo castillo milenario de las más alejadas tierras del Norte ,
la luna en plenilunio parecía formar una mueca grotesca por la noche hambrienta que comía cada
 sombra del edificio desde el cimiento hasta la última almena .
Uno a uno fueron llegando , amparados por la nocturnidad habitando sus ojos , ocultos por capucha
y bruno manto que rasgaban filos de plata al haz de la luna .
Y entraron al inmenso comedor , susurros , entretelas al ébano sangrando ,
en la fecha confabulada del día de los muertos , cuando más leve se torna la línea entre mundos .
Y en la mesa redonda se fueron sentando ,
en su centro reposaba un antiquísimo cuadro , todos por un segundo retrocedieron por acto reflejo ,
impactados , hipnotizados , conocían el lienzo pagano ,
se decía que fue creado con la sangre de los malditos, y rosas negras, también con manos su granate llorando.
El primer conjurado descubrió su rostro , adivinábase en él ,  rasgos de tierra corintia y milenio ,
faz tatuada de símbolos crípticos , formas rúbricas que destripó de tinieblas con cuencas de osario ,
él , habló primero , su voz atronó su poder en ecos acuchillando el silencio , sabedor de la fuerza
y encantamiento de la sílaba maldita , lenguas muertas resucitando la magia bífida
 que otrora sólo conocían los muertos ;
......,.....


Mi nombre es Karlox Magnux , y tengo la primera anécdota que contar sobre este cuadro ;

Hace décadas atrás vi esta vieja pintura ,
Una obra de arte primigenio ;
Eso fue lo que me pareció a primera impresión.
La observé con detenimiento , minuciosamente ,
Cada marca de pincel, cada grieta que fue dejada
por el paso del tiempo milenario...
Sumergiéndome , hipnotizado.
A causa del grotesco craquelado de la antigua pintura,
a la vez que, en las afueras ,
los lobos aullaban lastimosamente , tal vez por mí,
o por algo que sabían cual yo ignoraba.
Las ramas de los árboles como brazos descarnados
Arañaban los arabescos ventanales .
Somnoliento , yo entré en un extraño trance ;
Olvidando todos mis recuerdos antes de comenzar a soñar ,
obligado a dormir aterrorizado ..
con la única certeza de que caería
en los brazos de lo desconocido, lo prohibido :
En ese loco sueño , 
el suelo se volvió rojo cual musgo denso, coagulado color bermellón .
Los lobos de afuera , no eran tales ,
eran demonios desollados , con sus carnes cayéndose a pedazos ,
yacían cargando un gran féretro ,
la piel que les faltaba tapizaban putrefactas,
tanto exterior como interior de la fúnebre caja ,
en ellos inscritos 13 mandamientos censurados,
por la ley de los dioses y su luz.
Los demonios , ellos me llamaban ,
me pedían ungir como testigo, como súbdito , como ofrenda ,
ser parte de ellos , de la Legión,
queriendo que adoptara el perjurio, la peste cual parte de mí , y de la mentira hacer una alianza.
Una lluvia púrpura tiñe la blanca túnica de la muerte ,
Cadáveres sembrados lloran y ríen ,
una serpiente orina , defeca en la boca del diablo,
ángeles vuelan a mi alrededor , convirtiéndose en andróginos murciélagos .
Un pequeño niño con cara de anciano,
me ofrece vino en un cáliz profanado.
Me recuesto en la tumba,
el cielo es turbio,
cierro los párpados y veo
*6*opciones
*6*puertas
*6*escaleras
(666) seiscientos sesenta y seis escalones
para estar más cerca del fondo , del abismo.
En mi descenso encuentro una ventana
por dónde escapo, salgo,
Perturbado, volteo hacia atrás..
Y no hay nada..
Sólo el cuadro pictórico y la habitación vacía..
Solamente esa bendita pintura abrazada a la oscuridad..
(Çarlos).....

__________

Dichas las palabras , el aire vibró en la umbría calígine , retumbando , empujando cada piedra ,
el primer conjurado agarrando el cuchillo se cortó la muñeca ,
derramando sangre en su copa vacía , y dejando fluir el resto sobre la pintura de la mesa  ,
entonces el cuadro como si tuviera boca absorbe cada gota , que se desliza cambiando la forma
del lienzo , vivo! , con conciencia..
Después un silencio renegrido , un suspirar lancero , lacónico ,  depredando la estancia abovedada ,
 todos se aprietan las manos clavando las uñas en sus palmas .
Pues la segunda conjurada se descubre el rostro dejando caer su capucha ,
sus cabellos rojos se confunden​ con las llamas de la chimenea .
Ella , la antigua bruja , madre de la voz , que cosió sus labios debido al poder inmenso portado
en cada sílaba , la que mató reyes y falsos dioses con la zigzeante lanza de la lengua .
Sus ojos verdes escarchando cada forma y movimiento lloran tristeza ,
su piel lactina la confiere cual estatua de mármol .
Se pone en pié , abre su terrible boca escondida de belleza .
Y como un torrente atrapante invade cada rincón y grieta en su hechizante voz ,
pesos y lápidas sobre las almas ; súcubos , íncubos , demonios y ángeles caen presos de la letanía ;
...............

" Escuchar la palabra profeta ,
en la mirada triste se hallan pisados corazones
y en las manos rosas negras ,
sangrando las espinas del alma
que en cautiverio apuñalan lamentos a sierras,
Yo invoco las heridas que no cicatrizan 
el despojo que devoró Babilonia
venid demonios que la sangre oscura derraman
pues sembraré rosas marchitas y profanas
arrastrando la luz a perderse en un olvido ,
el amor no correspondido...
en un morir por guadaña.
Todo plasmado a tinta de sangre
en este lienzo del cuadro arcano
Que clama desde los abismos su falange
un sentimiento que rebasarán el sueño.
por esta voz libre de dueño
amo o paraje !!.

(María Irina)

______

Escupido el veneno de sus labios , emana la sangre llenando su copa , el lienzo ,que se retuerce
cual cabello de Medusa con sus silibinas bambas negras..
De nuevo todo calla , hasta que el grito del trueno retumba a través de los ventanales ,
la tormenta llora su sangre de agua, hay un estruendo de almas condenadas , que chocan , que estallan.

El tercer conjurado muestra su cara .
Se trata del poeta alquimista , aquel que guío la mano de Jarchas , romanceros , pareados ,
décimas , tercetos y sonetos , serventesios en odas maleando el poder de la letra ,
escriba de conjuros , que en el avatar del tiempo formaron la escrita palabra..
Saca un pergamino hecho de tripas robadas a Cancerbero , escrito con su propia sangre , lo deposita
 en la copa , y ésta , se va llenando de granates palabras , que forman la voz en el viento con su título..

......CALCINADA ROSA GRANA..

Brindemos ! , una voz rompe el estruendo vaporoso de la mesa congregada..
El poeta alza su copa ante la mirada laxa y desencajada del grupo .
... POR FAVOR, BRINDEMOS!.
He perdido...dice el poeta lloroso..y la muerte , jamás dormirá escuchando mi doloroso lamento..
y padeciendo en reto , los desaires de mi olvido.
Calcinada, la rosa grana que mis veredas ornaba, ha partido..
llego a su tumba aterido y doblegado , mi llanto desesperado, en versos que describan mi quebranto...
yo le ofrezco.
Salud por ella compañeros y este verso se desliza de mi pluma, cual daga que cercena mis anhelos:

Ante el hedor nauseabundo
de su carne calcinada.
Cual piltrafa desalada
defenestrada del mundo;
en desacato.. Errabundo
meto la mano a su pecho
arrancándole el maltrecho,
otrora blasón dorado
corazón... atormentado
por gusanos en tropeles,
colgados a los cordeles
de su pelo oropelado.

Un despojo..un resabio
de su preclara hermosura
se levanta con pavura
queriendo besar mi labio..
... ... ...
..El poeta cae con estruendo y un vaho de silencio misterio se expande sobre su cuerpo .
No hay herida .
...Una boca arrebolada y jugosa , desde el cuadro puesto sobre la mesa, se desprende..
y se posa eternamente amorosa sobre su labio
Ya no habrá más despedida..
"Este versador sabio , que cantó y lloró al amor ... dejó por amor la vida..
(Mpaz)
___
Y así cumplido el cometido , el cuadro se desligó en una forma ,
un cuerpo renacido ,a través del poético idílio con nuestra oscuridad ,
desde el dolor , la muerte ,la voz exánime , su palabra versada en una vorágine
Saludad a la madre , a la amante ,.La quinta conjurada hecha carne.
LA DIOSA DE LA SANGRE..
Yo , ahora he de retirarme..
Un saludo , y hasta el próximo Aquelarre.

AUTORES : +çąŗlơʂ​​  +María irina Canela​​  +Miriam Paz Jordan​​  +javier salinas​​.


autoría de Soleil M.R.


MI  piel se despierta con el dulce sonido de tu voz
Sabe que te pertenece...
Mi alma se alegra 
mi mente se extremece... 
Quiero sentir tu cuerpo enredándose con el mio...
La humedad de tu lengua perversa y descontrolada jugando a descubrir paraisos...
Y tus dedos inquieto explorando cada espacio perdido...
Ven a saborear cada líquido que emana de mí...
Quiero enloquecer y derramarme en tu boca que bebas cada gota...
Quiero sentir tu virilidad acoplandose dentro de mí...
Que sientas la calidez de mi interior ...
Quiero que me hagas todo lo que imaginas y piensas
Que el tabú y el respeto lo dejes en la puerta...
Eres mi Amo y mi placer es servirte, 
Saciarte, 
Complacerte
Deseo hacerte felíz
Entregándote 
Mi cuerpo, mi alma, mi mente...
Mi voluntad...
Soy tu arcilla fresca 
Moldeame a tí...
Dame tu lujuria derrámate en mí...

Soleil M.R.



SNUFF de la autoría de Mendiel


Te monto cual toro en celo bravío,
Tu cuello en cadenas halo sin mirar,
Tu cuerpo caído que posas en manos
Y en rodillas duras para así aguantar.

Tu cintura mueves, la meces, la bajas.
Tu espalda la arqueas sin ningún pudor,
Tus caderas anchas las paran mis manos
Que las hacen presas de mi perversión.

Golpeadas tus carnes sonrosadas sienten
Mis manos que duras las hacen gritar 
Y el látigo vivo con el cual flagelo 
Tus carnosas ancas las hacen vibrar.

Mis dedos estrujan tu cuello delgado,
Te ahogan mis dedos entre tu gemir
Y tu espalda baño con saliva clara
Mientras en mis manos se va tu existir.

La cuchilla hundo en tu blanca espalda,
Golpes repetidos sin contemplación,
La piel rompe ciega, se desgarra y gritas
Palpita mi sangre en gran erección.

Mis dedos arrancan la piel de los huesos,
Abro sendas grietas que sangran copiosas,
Mis gemidos callan tus últimos gritos
Mientras vas cayendo sobre el rojo rio.

Mis manos manchadas de los dos caudales,
De sudor espeso y tu sangre tibia,
me acerca al orgasmo y mi piel se eriza
con las carcajadas que lanza mi risa.

Mi navaja rauda pasa por tu cuerpo,
Destaja coqueta tu piel blanquecina,
Baja hasta tu vientre delicado y tibio
Y lo abre sin prisa para más sentir.

Intestinos tibios se enroscan ladinos,
En mis manos toscas que aprietan las tripas
Y mi sexo sale de tu boca intima
Regresa y se agita muy dentro de ti.

Tu cuerpo yaciente se desploma muerto
Sobre sendas vísceras, órganos expuestos 
Babeo de gozo, penetro y retuerzo 
Tus nalgas sin vida, con mi sexo fuerzo.

Tus senos ya fríos destazo cruel
Pezones sangrientos se deja arrancar
Y  mientras te baño de mi blanco líquido,
Rompiéndote el cuello, te vuelvo a besar.

Mendiel

Paseo por el Jardín de Eros. autoría Angélica Vega


Caricia tan suave
 Como el desliz
 De un pétalo de rosa 
   Cálido firmamento aguarda
 En la dulce miel de tus labios
   Tus ojos encienden 
 Mis instintos primitivos
 Hacen caer mis pasiones
 Hasta ser redimidas 
 En tu piel desnuda
   Sombra oculta
 En mis pensamientos
 Aquellos que evito
 Para no caer en pecado
   Pero tu me muestras
 Los jardines de la lujuria
 Cada vez que me miras
 Cada vez que me tocas
   Se eriza mi cuerpo de nuevo
 Y yo siento que nada más me importa
 Quiero yacer en tus brazos
 Con salvajismo unir nuestros deseos
   Recorrer timidamente con mis manos
 Cada rincon de tu cuerpo
 Explorar lo más intimo
 Que a mi ha sido consagrado

Angélica Vega Mendoza 

POSTRADO DE RODILLAS EL LABIO SE ETERNIZA mpazj.


Contorsionan pasiones
y el deseo levita en un lecho maltrecho.

… Y cuando el laxo labio que a la pasión evita,
traspone los umbrales de mi razón profana.
Postrado de rodillas
ante dos blancos cirios,
mi beso se eterniza sobre esa rosa grana
suplicando sediento
libar la vid bendita.

Y con febril delirio, es posible que un lirio
se rasgue ante ese beso sinuoso cual serpiente
inyectando martirio.
Y en amaño ex profeso,
doblegue con prodigio al huracán y al trueno
que con furia desglosa
la quietud de la fosa.

Y mi diente que roe con sagaz donosura,
el gajo que se mece con el fragor del viento,
emule con pericia, a un lactante sediento
que succiona anhelante
el elixir hambriento.
Y esa tibia simiente de gemidos cortados...
Al clímax del deseo
hacen... Festín Alado.

Miriam Paz Jordan

LA BÁSCULA. autoría de Alejandro Garcia.


Dave Gahan - A little lie
https://youtu.be/1sV3RH_T6mY



Tan alto era el volumen de la música en el almacén,
que podía escucharse con claridad dentro de la bodega aún con la puerta a medio cerrar.


135, 120, 137, 140


Con los ojos anegados, sin casi parpadeo, Ángel la contemplaba,
desde la frente y a veces hasta las caderas o muslos, que subían y bajaban con la cadencia suficiente
 para mantenerlo con desmesurada erección.


139.7, 140.2, 140.4, 140.1


Te lo dije, núnca me acerques una navaja.– decia Esther con sensual e hipnótica voz,
sin interrumpir esa caliente y pervertida cópula.


La pinta de ella, de mocedad e inocencia no encajaba con su corrupción y primaveras.
Su exquisita piel lozana, siempre humectada y tono muscular, agredian adrede libidos sin consideración a nadie,
valiendose de su encantadora estampa, adornaba su cabeza con laureles de piel y carne.
 Parecia que la mano de su alma negra saldría de una del par de enloquecidas y dilatadas pupilas
color miel, que incidian como punzones el rostro de Ángel,
para tomarlo por la mandíbula, deformar con los dedos su boca y obligarlo a mirarla.


Huele a sexo y a metal mojado.
De la boca de ella, cae entonces un hilo de sangre y saliva al espléndido, sudoroso y semidesnudo busto,
MIRAME LAS TETAS– le ordenó pintando con los dedos su piel, mientas se relamía labios
y dientes con sonrisa cruel y perfecta, mal maquillada de carmín.


En señal de liturgia, ella alzó la navaja al cielo eterno
y una vez más abrió la boca e hirió sus mejillas por dentro.
Su destreza daba fe de no hacerlo por vez primera.
 Con sangre y baba en los dedos y manos, sacó un pequeño trozo de carne de su boca.


Sin decir palabra, ella le ofreció el corte.
 Él comió, sin frenesí, alterando por siempre su gusto y entendiendo la íntima y morbosa ceremonia,
 violando sus  fundamentos, violado por su hermosa, catando a su amante.


De mí, escribiras con sangre mil historias.– Le dijo ella con el rostro encendido.


Los brazos abiertos de Ángel hormigueaban, dolían los trapecios y el cuello, entonces entendió
porqué le había atado las muñecas y codos al tubo que se asomaba detrás de la plancha de metal.


Esta noche, follaremos, comeremos, beberemos– le dijo Esther,
un par de horas antes, cuando él la cortejaba mordisqueando su cuello en la gerencia,
clavando un cutter junto a su rostro en el tablaroca.


Bésame


La música sin parar y los golpes con los talones desnudos a la estructura de metal
ahogaban el gemido de dolor de Ángel al cerrar el circulo.
El palpitante liquido rojo mezclado con saliva y sudor pintaba al azar los rostros de ambos
y escurría por las comisuras de sus bocas.


–...¡¡DUELE!!– pensaba Ángel.
Mientras su media espalda, húmeda y desnuda ya no percibía lo frió del acero inoxidable
de la báscula industrial.


Alejandro Garcia

ALAS DE EROTISMO autoría de Laura Amankay


Me puedes convertir en una llama
mirándome
de esa forma primitiva.
Me envuelves en tu fuego
me atraes
me fascinas
y caigo en tu red enfebrecida.
Me endulzas y me salas
me oprimes con tus alas
liberas mi programa receloso
entrando en mi caverna voluptuosa.

El tiempo se detiene
abusa de mi infierno
explota el universo seducido
con pétalos de amor
con látigos de incendio
y brisas exaltadas de tu audacia.

Silencios y gemidos alternados
convocan a la diosa del ensueño
gloriosas tempestades se desatan
en este juego eterno de abundancia
que esparce su indecencia
en ríos de gloriosas acrobacias.

Laura Amankay

ROSAS BLANCAS , (Gore Erótico).de la autoría de Javier Salinas


Todas las noches me trae rosas blancas, para luego arrancarles el pellejo y cubrirlas de sangre,
ese sabor salado, casi metálico, que fluyendo en nuestras bocas las lenguas enredan,
en nuestro festival dantesco de sexo, saliva y masacre.
Ah ! , que sería del placer sin la violenta pasión que funden nuestros cuerpos, el fluido rojo
cubriendo tus pechos, que chupan​ mi boca, en la sed granate .
Mi amor es una bestia, rendida al instinto, mi dama roja lo sabe,
y cuando el sol muere por el tajo afilado de la luna curva, que corta su cuello para que el horizonte
se lo trague, mi Serezade embruja a las parejas que deambulan en la oscuridad de las calles,
inocentes ciegos que hechiza su voz, apuestos y bellas, ardientes de deseo,
fluidos, semen, y carne manifestándose
Y los atrae zalamera, diosa de curvas en su contoneo babilónico, prostituta hija de Sodoma,
que rezuma sexo entre sus muslos, ambrosía de vulva en su clítoris anhelante que promete promesas.
Después llama a mi puerta, orgullosa de su buen gusto con las presas, elegidas por su belleza,
sus tersas pieles, latientes deseos en sus frágiles huesos, bocas tragando un gemido de lo que esperan,
les aguarde en la noche que suspira expectante sus horas muertas.
Yo, invito a entrar a mis queridos desconocidos en actitud caballeresca, mi dama nos presenta,
él, ardiente en el fuego mientras Serezade se toca despacio los muslos que con ansia se observa,
le coge con suavidad la mano, lo atrae a un roce de su boca, las palabras son sortilegios,
y elegantemente le besa el cuello, mientras su mano derecha manosea delicada su excitado
miembro erecto,que busca ser libre de la cremallera, les dejo que se conozcan en las sombras,
e investiguen en su espacio secreto las dádivas de la piel agasajada por dedos y lenguas.
Mientras, yo me centro en la otra invitada. Ella, perdida ya en mis ojos, que delatan su profundidad
como una sima inmensa. La agasajo con cortesía me acerco levemente escuchando su corazón
tan rápido¡ latiendo su joven vida, agitando sus pechos, erizando los nódulos carnosos de los pezones
 que duros, sensibles a la fina camiseta de seda, llaman al calor de mi tacto, conocedores de juegos
y sus sutilezas, mis dedos acarician los relieves de sus labios, el índice abre su boca, lo introduzco,
lo saco para bañarlo en la humedad de su lengua, después desciende, lubricado de sus fluidos,
para pellizcar la cima de su carnoso genital, y en un movimiento circular estimular el clítoris
hasta la matriz, dejándola indefensa en el suspirar de un gemido, mientras, con la mano izquierda
atenazo su cuello forzando el impetuoso saludar de nuestros labios y alientos,
en un agitar de la respiración compulsiva que eriza hasta el cabello.
Los cuatro nos desnudamos bajo la tenue luz, y la luna curiosa, esparce sus ojos
de plateada luminiscencia, voyeur del reflejo en penumbra de curvas rozadas a su concupiscencia,
 espectadora muda de los placeres carnales, sus devaneos y experiencias.
_Pídemelo _ le murmuro _ y buscaré tu cielo.
En todo su esplendor, ella se recuesta en la cama, yo, desciendo hacia sus temblorosos muslos,
mientras Serezade, a unos centímetros de mí, hace lo mismo con su opuesto, despacio, pero
con firmeza, entro en su ofrecido templo, la punta de mi lengua palpa esa humedad,
que su genital eyacula en glándulas y fluido desde las paredes vaginales, aguas en combatientes olas
 de placer, tormentas del arrecife que buscan las costas de mi boca para ser marea llena,
líquido pre seminal que fustiga al corcel de la testosterona, en las bridas de un orgasmo,
y de improviso, un grito a los cielos, cabalgando su clímax hasta estallar en rayo.
Pero algo, la sorprende en esa última exhalación, una incisión que entra suave, en su carne,
un ligero pinchazo, inclina el rostro, aún envuelta en sudor y temblor ausente, nos miramos
desde nuestras íntimas distancias, donde brillan mis colmillos puntiagudos aún rondando
bajo su vientre, no sabe que pensar, y un primitivo instinto, le susurra en la mente el porqué
la humanidad teme a la noche y lo que habita en sus sombras.
_Shhh! , _le murmuro suavemente, _es una descortesía no devolver el placer que te ha sido
con generosidad entregado, ahora me toca a mí recibir los tesoros que tan amablemente he ofrendado .
Antes de que su boca incidiera en el grito y su amago, con velocidad felina atrapo su lengua
en mi beso, mientras de una mordida se la arranco, de su carne seccionada brota cálida la sangría que
 mi garganta traga, un leve atisbo de piedad me invade por un momento,
y entierro los pulgares de mis manos en sus ojos, la oscuridad es piadosa con los ciegos, al reventar,
una masa blanquecina se derrama por ellos, sin voz, sin visión, sólo queda el sistema nervioso
y sus impulsos eléctricos, de reojo, observo a Serezade, ella es más brutal,
fruto de su herencia cultural Maya, arraigada desde hace milenios, cuando yo le ofrecí la vida eterna
 y convertida en la esposa del Dios de la sangre, entró a caminar a mi lado, y aunque los años pasan
la personalidad tan profunda en sus raíces no cambia en las edades del tiempo,
su empirismo se adapta poco a los milenios.
Ella, estira sus falanges, y las uñas se alargan crueles como el acero, enterrándolas en las costillas
del desdichado, partiéndoselas cuando introduce toda su mano, le gusta oírlos gritar, mientras primero
 rebusca en el cuerpo para sacarles los intestinos, que salen como una serpiente sin pellejo, a la par
 que asciende hasta asir el corazón, desprendiéndolo de sus arterias y la piel que lo habían guardado
 en sus adentros, un torrente de sangre la inunda, mientras con el órgano vital en las manos,
desea sentir ese último latido, el pulsado instante, en los estertores del tránsito, devorarlo con la boca
 sedienta, cruel !, como los ritos de sus antepasados, tragando esa fina línea entre la vida y la muerte
 en el instante de una décima ofrecida a aquellos mitos paganos.
Después, sólo queda el silencio, y el gorgoteo cada vez más débil de los fluidos escapando
de los cuerpos inertes, exánimes, carcasas inútiles, sus líquidos tintando la cama,
pintando nuestras desnudez en la penumbra de sus improntas, lo que fuimos, lo que somos y seremos .
Nos miramos, brillantes en las granates sangrías que visten las pieles, y por un fulgente instante
nos vemos realmente; Lascivos, sedientos, bellos animales de carnes tersas, inmortales,
que se buscan las bocas en sus besos sangrientos.
Nos tocamos ardiendo en las fiebres del deseo, y como bestias mitológicas,
 fornicamos, montados en nuestros sexos, feromonas, testosteronas,
en un circuito de genitales y orgasmos yuxtapuestos.
Mi querida hembra, tú, que traes las rosas blancas para arrancarles el pellejo, sangrando sus espinas,
desmembrando sus pétalos, para que la fragancia acaricie la noche con sus aromas secretos.
Dime !,conoces la naturaleza salvaje?, del depredador que ronronea las noches por su jardín secreto.
Que poético idilio con la obscuridad, cuando el amor es sincero,
como el color de la sangre en nuestros besos..

AUTOR : JAVIER SALINAS

IDÍLIO de la autoría de çąŗlơʂ

Al caer el oscuro velo de la noche 
Si tan solo pudiera yo dormir en una cama hecha de tu piel.
De tus pechos de níveo terciopelo, amamantado.
Caer en un profundo idilio sin muerte. 
Y ante la nocturna melancolía
Volvernos eternos,
En un breve instante.
     ~                                                   ~    
En esta noche roja, tú
Se esa culpa por la que se inmolan los célibes e inocentes;
Se el paraíso indecente que más temen los beatos y escrupulosos;
Se el credo erótico, la culposa causa,
De que los Ángeles forniquen desnudos en los santificados manantiales;
Se la llave de la castidad prohibida 
Del que salgan todas las fantasías y necesidades de nuestra carne;  
Se el tacto del pecado que seduzca las leyes que nos corrompen;
Para amarnos lujuriosamente, sin que el amor puro, nos estorbe;
Vamos a amarnos, no perdamos tiempo
El idilio se eclipsa en el horizonte.

  ~                                                      ~

Hasta el final de la noche roja, 
Seamos dos amantes, con manos enfermas.
Nuestra sangre en flujo volcánico entre nuestros labios;
Espasmos de placer, caricias de miradas, y nuestros vientres, suicidas;
Hundeme en tu ombligo, habré mi boca con tu lengua y roguemos,
Por que no llegue el clímax, a gritos.


©Carlos M

OSADÍA de la autoría de ©Auroratris



Osadía es cuando esgrimo el descaro aferrada a la curva de un orgasmo,
penetrando en el cosmos de tu mirada,
aplaudiendo con mis carnes la premura de tu auge.

Osadía es cuando suelto mis manos
y se acogen con piadosa nervura al paisaje ofrendado,
y recorro las hendiduras, las planicies…
los vibratos de tu vientre sometidos a mi inclemencia.

Osadía es cuando me adelanto a la petición de tu cuerpo
y manejo las riendas sin control ante los espasmos arrancados,
sometiendo a tan alta fiebre este concierto de nosotros,
chasquido prieto que ruje en nuestros centros.

Osadía es cuando sin rendición
sobre el campo de tu guerra me convido en otra encomienda
y esquivo las pausas que acechan.
Y el deseo se blande imperativo ante nuestras caras.

¿Osadía u osada?

 ©Auroratris